agosto 30, 2016

LA PÉRDIDA DE LIBERTAD: DE LA ENERGÍA A LA MASA


Dicen que al principio de todo lo imaginable solo existía la Energía. Algo libre, completo en si mismo, que no precisaba de espacio ni tiempo. “Era” y esto le bastaba.
Quien sabe si un soplo divino, una puerta mal cerrada, una corriente al azar dio al traste con esta libertad consubstancial de la Energía, sin forma que la contuviera, sin un tiempo que marcara su destino, sin necesidad alguna de un espacio en el que moverse, sin dimensiones que la contuvieran, un todo en uno y un uno en todo. Aún hoy tenemos a esta energía como referente de la eternidad, de un más allá en el que no cabe ya un más allá.
Pero hete aquí que un día, por lo que fuera, la Energía se vio sacudida y de ella misma creó las primeras formas que contienen la materia, aquello que vemos, tocamos, oímos, gustamos, olemos, percibimos como sólido, líquido, gaseoso, bello, apasionante, o feo y amenazante.
Y nosotros ahí como si fuéramos el destino último de todo. Aspirando de nuevo a una Energía pura más allá de la forma y de la materia que la constriñe, la limita, la hace finita. Dicen que al principio solo era la Energía. Y me pregunto si este no será también el final, sin espacio, ni tiempo, ni nadie tan efímero como tu y yo para contarlo.
-- 
joan s. alós

No hay comentarios.: