agosto 26, 2013

El Dios que yo adoro no es un Dios en tinieblas


“El Dios que yo adoro no es un Dios en tinieblas, y no me ha dotado de un entendimiento para prohibirme el uso: decirme que someta mi razón, es ofender a su autor”.
Jean-Jacques Rousseau

No hay comentarios.: