agosto 13, 2012

Los que nos dedicamos demasiado a educar nuestra alma no debemos olvidarnos que el aula donde se imparten las clases es nuestro cuerpo”. Tin

1 comentario:

Anónimo dijo...

muy hermoso tu pensamiento