julio 25, 2012

Sueño en Belgrano


Estoy frente a él. Un inmenso barco de guerra que está por zarpar más al sur, que irá a batallar. Está la nave frente a mí en el puerto, inquieta. La tripulación está viva y canta proféticas arengas de gloria y muerte en la madrugada. El pabellón principal no flamea; como si estuviese esperando poder hacerlo altanero y en mar, cuando le muestre los dientes al enemigo. Porque el crucero sabe adónde irá, donde el invasor desconoce. El barco de guerra que rinde homenaje a Belgrano sabe que sus cañones tendrán que abrir fuego mucho tiempo después que tuvieron que hacerlo en igual forma los hombres de mar de Brown.

Estoy frente a él. Yo sé de su destino. Sé que ese barco magnífico será hundido, y ellos no lo saben. Pero tampoco intento advertirles, que no les importaría. Tampoco intento impedirles la partida, porque yo quisiera unírmeles. Y siento la tristeza que se avecina.

Quiero abordar por la rampa y no puedo: esa es mi pesadilla. Todos me ignoran. El gran barco y sus hombres son de verdad y están allí. Soy yo un fantasma, alguien que sueña estar sobre ese escenario.

Siento angustia e impotencia, y una emoción unida a la inconmensurable admiración por esos hombres que harán lo que yo no. Fascinación por el honor de ese barco de guerra y su tripulación.

La nave zarpa y le entrego mi saludo. Algunos marinos ahora sí parecen notar mi presencia; ahora que ya es imposible abordar. Me sonríen fraternalmente, y yo les retribuyo con lágrimas.

Muchas noches me encontraré otra vez allí en el puerto, queriendo participar del destino de ese barco de guerra, saludando al Crucero General Belgrano en mis sueños. También lo saludo siempre en la vigilia esperanzada por sus héroes.
Avgvstinvs Eliyahu
Porto Seguro 2012

No hay comentarios.: