julio 29, 2012

“Cuando recuerdo que yo soy Príncipe de Albanta me tranquiliza reencontrarme conmigo mismo. ¿Me atemoriza la humildad? No, porque detesto a la soberbia. El asunto es que me desespero cuando me olvido o no tengo presente mi realidad y fantasía”. Tin 

No hay comentarios.: