junio 04, 2012

“Su madre lo llevó a estudiar música. A los quince días el profesor la citó para confesarle que su hijo era una mezcla exacta entre Beethoven y Van Gaugh: sordo y con una oreja menos”. 
Víctor Clementi 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Excelente!!. Clementi, un genio. xx