mayo 29, 2012

“La estabilidad de uno no puede depender de las circunstancias externas. La estabilidad debe residir en la cabeza, manteniéndose inamovibles los sentires y deseos durante los golpes externos, siempre sabiendo -y queriendo- volver a empezar, que es continuar”. T i n

No hay comentarios.: