mayo 21, 2012

“El orgullo dañado de una mujer no perdona”.

Tin

1 comentario:

Anónimo dijo...

Elías, el orgullo dañado y humillado de una mujer sabe perdonar, le cuesta, si, olvidar. Xx