abril 29, 2012

Los hombres excepcionales del mal han devenido en políticos maltratando pueblos enteros y guiándoles por tenebrosas utopías. Los hombres excepcionales del bien han devenido en religiosos proveyendo diversas esperanzas y utopías para más allá de las estrellas y la muerte. ¿Qué hay si surgiese uno de los buenos en política? ¿Deberíamos pagar el precio de tener por equilibrio, o por haber dado vuelta las cosas, a religiosos malvados?
T i n

No hay comentarios.: