enero 16, 2012

Tus pupilas italianas

Si teniéndote aquí dormida en mis brazos
soy yo el que se siente finalmente protegido.

Si brindándote mi ser y  palabra en compañía
soy yo el que no se siente ya más triste ni solo.

Será que tras tus pupilas italianas
saben de vos, de mí y de nosotros....

No viéndote es algo verdad de un mentiroso,
sos reminiscencia feliz en la bodega de mis ojos.

No queriéndote es algo torpe como el egoísmo,
sos al recibir mi beso labio que también es mío.

Será que tras tus pupilas italianas…
escucho el rubor de lo que yo te digo.


Tin
Tierras de Adrogué

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que hermoso poema!
Ana xxx