octubre 22, 2011

DecadAncia


Aquella vez, ¿qué tal decir diez años?,
había ya venido por aquí con gran dolor de ganas;
pero esta vez, que no es tan otro este París,
persigo una huida de la muerte que vive en el sur.

Sigo espiando por el cerrojo de lo escondido
ese distante que sé te oculta para que puedas ser;
y se me ríe un ratón que no habla en francés
con un despojo que no es queso ni cosa que yo le di.

Luego hago feliz con un regalo a un niño inglés
mintiéndome a descaro que su nuestra tristeza
en unos diez años -ojalá que pueda- desaparecerá.

Que yo, y quizá también él, seguiré volando porque sí
para alguna vez imaginar el despegar querido perdido
y porque siempre alejaremos aquel innecesario aterrizar.

París
Avgvstinvs Eliyahu

No hay comentarios.: