septiembre 11, 2011

Quien nada necesita, todo lo tiene


¿Paradójico verdad? Hay quien dice que esto podría ser el cielo. Pero bien pensado si nada necesitas cualquier pequeña cosa puede hacerte feliz.

Visto de otra forma: quien todo lo necesita es un incapacitado. Todos pasamos, de niños, por esta fase en nuestra vida. Pero el niño se esfuerza por ser independiente, por andar aunque se caiga, por manejar los cubiertos aunque pierda buena parte de la comida.

¿No necesitamos de nadie para ser felices?

No me cabe duda de que el hidrógeno es libre y vivo, de hecho es el elemento más extendido en la Naturaleza. Pero un día conoció al oxígeno y, en la debida proporción, inundó de océanos y de lluvia y de rocío nuestras vidas. Y un día ellos conocieron al carbono y al nitrógeno y nos inundaron de vida; de hecho constituyen nuestra vida.

Pero nada de ello hubiera resultado posible si cada uno por su lado no se supiera alguien y se sintiera vivo. 

Para el amor pueden hacer falta dos pero la felicidad la aporta y la suma cada uno.
                                                                                                                                              Joan S. Alós 
("Pensamientos al hilo de la vida", libro en construcción)

No hay comentarios.: