agosto 18, 2011

Carta de amistad del Potro Rodrigo


Esta es una carta que un admirador del cantante recibiera en respuesta a una suya por aquel junio de 2000, que es el trágico mes en el cual el ídolo pierde la vida. Al no poder corroborar la caligrafía, ni realizar otras inspecciones al no tener acceso al original, no podría dejar de poner en duda su autenticidad. Lo que sí, por lo escrito, por lo que expresa y sus maneras, bien podría ser cierto que esta fuera una carta de Rodrigo Alejandro Bueno, más conocido como El Potro.

“Mi amigo, ¿cómo estás! Yo muy bien y muy agradecido por tu carta, ¡cuánto afecto! ¡También yo te quiero! ¿Sabés por qué? Porque si vos no existieras tampoco yo existiría, es así de simple. Yo canto para la gente, canto para vos, no para mí solo.
         Acá es la madrugada [indescifrable] debería irme a dormir bien rapidísimo, porque mañana, ¿qué digo!, porque esta noche tengo otro concierto para seguir entregando cuarteto y alegría, que juntos hacen felicidad para toda la gente. Pero no quería tardar mucho para enviarte una respuesta a tu carta porque me llegó muy profundo y porque como te dije en un principio, ya somos amigos.
         Mirá, culiao, que la tristeza la tienen todos. No te vayas a creer que no yo no tengo tristezas o días tristísimos, pero lo que se tiene que hacer, cuando eso pasa, es tomarse una birra… No, estoy jodiendo, lo que digo es que debe escucharse cuarteto, el mío, el de la Mona o el que quieras, pero escucharlo con el corazón, porque todos los que estamos en esto queremos dar alegría. Y además hay que bailarlo, sacudir todo el cuerpo con la droga más hermosa que es la de la música alegre compartida. Seguro tendrás alguna nena con quien bailar, y si no, ¿qué estás esperando?, te mandás para Córdoba y te aseguro que no lo vas a poder creer. ¡Qué lindas son las cordobesas! ¡Madre mía!
         Volviendo al tema, yo te digo, hoy estamos y mañana quién sabe. Yo tuve una vida muy jodida, y por eso me la jugué por lo que me gustaba, que es lo hago, pero las tuve que pasar [indescifrable], ¡por todas Dios! Si ahora me toca festejar un poco y lo puedo hacer, lo hago con toda mi gente. Y si me ves como loco sobre el escenario es por la necesidad de estar bien y de hacer que todos alrededor estén bien. Porque no hay tiempo para estar llorando todo el día, sólo hay tiempo para cuar-te-tear, ¿está claro? Y no te creas todas las cosas que se dicen por ahí… ¿Te quedó? ¡Liiiisto!
         Amigo mío, culiao querido, yo te recibo toda la amistad que me brindás y también te doy la mía. Pero no te olvidés que yo soy un pibe como vos y como cualquiera. Hoy estoy, mañana no lo sé, pero el cuarteto va a estar siempre y lo que importa son los buenos recuerdos y que con ellos hay que construir felicidad. Ojalá te haya llegado con todo este disparate mío un fuerte abrazo…
Bueno, loco, me tengo que ir a dormir…
Tu amigo en el quilombo de la felicidad,
El Potro”

Madrid, 2011
Avgvstinvs Eliyahu

No hay comentarios.: