julio 17, 2011

Un corazón que se muere

¡Que le avisen pronto
a esa mujer que esto ocasiona,
que mi corazón está muriendo,
muriendo de amor y de abandono!

Necesito que venga a salvarme
cual ambulancia muy de prisa
porque no sé cuánto más podré aguantar
este dolor de amor que ha de matarme.

Ayúdennos y liberen las calles
mientras que su llanto será la sirena
que anuncia el paso histérico
de una mujer, que espera vivo aún me halle.

Que traiga la inyección anímica
que sus besos saben suministrarme,
que traiga las vendas de su abrazo
para cubrir mi piel herida con su ternura única.

¡Qué te apures mujer si quieres verme con vida
porque este corazón está muriendo por ti
y amenaza con no volver a latir
a menos que le prometas, que serás por siempre mía!

Príncipe de Albanta

3 comentarios:

Anónimo dijo...

:'(

Anónimo dijo...

Voy a tu auxilio amor mío, a socorrerte para que tu corazón no deje de latir por mí; y no hace falta prometer nada; si yo siempre he sido tuya ...

Anónimo dijo...

Que sentido poema,muy triste.
Me alegra leer por los comentarios que tu corazón sigue latiendo y muy lejos está de morirse, gracias al cariño de tanta doncella(s).
Que seas felíz Angel H.