julio 22, 2011

Súbito arcoiris con un relámpago de despedida

Mi mano intentaba aferrar a la tuya en tu huida,
mis ojos no encontraron complicidad en tu espalda,
y esas lágrimas se hicieron luego mías
en el instante en que tu sonrisa destruyó la que yo tenía.

Si un fantasma tuvo mayor fuerza que mi presencia,
si un beso imaginario fue tan cruel que desplazó al real,
tal vez la excusa buscaba alguna explicación o conveniencia
para dejarme sentirte en soledad nuestra dulce vivencia.

Súbito fue el amor que surgió en mí
cuando cual arcoiris recorriste mi espectro;
dejando un relámpago para herirme de ti
en una despedida que no podré decir que ya sufrí…

Dublin
Avgvstinvs Eliyahu

No hay comentarios.: