julio 16, 2011

A la salud de los que brindan por mi salud

Recuerdo mis cumpleaños en mis Tierras de Adrogué. Mi casa, el jardín; la familia, los amigos, y la novia que dijo amor sin decir adiós… Y mi perra siempre la primera en saludarme… Luego ya no se pudo y lo celebré en un pub de Dublin, en una taberna flamenca de  Madrid, en un balcón ahumado zagrebí, en la campagna italiana estrellada, y ahora bajo una luna anaranjada dálmata… Pero yo, que aún celebro como el niño que no fui -porque aún lo soy- brindo tan sólo por el recuerdo de cuando lo hacía sin el alcohol, sin la distancia, y cuando el único mundo posible era el universo de mi jardín...
Split, 2011
Tin

2 comentarios:

Anónimo dijo...

feliz cumple, te extraño mucho :( y quisiera verte. Todas las bendiciones del mundo, te quiero, eso no cambia.

pablo dijo...

hay pocas alegrias tan verdaderas como el encuentro con uno mismo, brindo (sin fechas porque entre mis debilidades esta mi mala memoria)porque tu comentario significa eso. fuerte abrazo
pablo