julio 20, 2011

El pinar nómade

Yo me crié en un jardín con dos pinos,
un día uno se fue como yo un atardecer,
porque quizá me he ido buscándolo
ya que me dejó un pasaje en el viento.

En cada encuentro con un pino parecido
cada vez que habitamos algún otro jardín
siento que estoy otra vez hablando con él
pidiéndole a sus ramas me indiquen mi hogar.

Hvar
Avgvstinvs Eliyahu

1 comentario:

Juancho dijo...

Agustín, mi hermano. Viento entre pinos que están en la memoria.... Quizás el viento y el pino, nos hablaron del hogar cuando fuimos niños, quizás cuando fuimos viento, pino y niño empezamos a ser... momentos de la vida