junio 29, 2011

Madrid, soy yo

El tabaco humeante
envuelve un vaso de vino añejo,
en esta ciudad extranjera,
aún para el nativo. 

Ofrece una palmada
en la espalda,
al viajero, ese personaje
tan desconocido.

Laberintos
que enceguecen la inocencia,
confundiendo lo increíble
con un recuerdo certero. 

Por los pies cansados,
de llamarte la atención,
sabiendo que muchos están bajo tu amparo,
que sepas bien, sólo traigo ilusión.

Desde lejos he venido a verte,
soy un hijo de tu hija,
con mi pluma, quiero enseñarte de mí,

las ansias locas de encontrarnos
y comprobar si son los sueños
o que eres así.

Madrid
Avgvstinvs Eliyahu

No hay comentarios.: