junio 15, 2011

Estaciones anímicas

"La vida es la conquista de una mujer”.


Yo nací en el invierno
para buscar el sol,
yo nací con el frío
generando mi calor.

Amo el sol de invierno
porque su timidez
lo hace tierno y delicado
como la caricia de un afecto lejano.

Yo desperté en primavera
seducido por el perfume de las flores,
yo desperté enamorado
queriendo besar a todas las mujeres.

Amo el aroma de primavera
porque su suspiro
me provoca de tal manera y sensualidad
como mi nombre en labios de mujer.

Yo me enamoré en el verano
bajo el refresco de la luna,
yo me enamoré locamente
de todos mis amores, demasiado.

Amo a la noche de verano
porque no refresca y puedo seguir desnudo
sintiendo a mi lado el amor de una mujer
como el sudor santificado que cuida mi dolor.

Yo envejecí en el otoño
sin entender la muerte de las hojas,
yo envejecí sin mis flores
lloviendo en mis cruciales horas.

Amo la soledad de otoño
porque me da tiempo de despedirme
del odio y traicionera angustia
sabiendo que en el invierno he de renacer.

Príncipe de Albanta

No hay comentarios.: