junio 13, 2011

El impulso del destino

A Mel

No habría que cuestionarse tonterías
que nos confunden los equivocados,
y tampoco habría que hacerle caso
a la norma que nos dicta la apatía.

Jamás he creído en otra cosa más real
y termino convenciéndome capaz
de comprender que por audaz
el impulso del destino es celestial.

Viajar con el afán de conocer
ya tiene el sabor de encontrar,
y soñar con los caminos del mar
llama a la estrella del buen acontecer.

El destino nos grita su máxima:
el naufragio es trampa del dolor
o héroe fin del hombre con valor.
Será lo que Dios, ¡Suya el ánima!

Avgvstinvs Eliyahu

No hay comentarios.: