mayo 26, 2011

La poesía es espiritualidad

El Príncipe de Albanta
Por Violeta Belesbía de Pirner   
Junio de 2008

"La poesía es espiritualidad, es conectarnos con la belleza, con lo divino". 

El dia de hoy viernes 20 de junio 2008 presentamos para todos nuestros lectores de “El Perfil Latinoamericano” al poeta argentino Agustín Elías, nieto de Rafael Jijena Sánchez. 

Nombrado “Príncipe de Albanta” por Luis Eduardo Aute. Embajador del “Cercle Universel des Ambassadeurs de la Paix” de Ginebra. Vocal Titular de la Comisión Directiva Nacional de la Fundación de Poetas de La Argentina. Miembro del movimiento “Poetas del Mundo”. Cofundador del grupo poético “Por Sangre Tinta” con Patricia Corrales y Pablo De Biaggio, con quien también fuera Codirector de la “Celebración Poética”.  Conferencias “Bohemia y Viajes” con Osvaldo Verón. Jurado del “IV Concurso de Cuento y Poesía Atahualpa Yupanqui”. Vocal de la Biblioteca Popular “La Margarita Blanca”. Director de “Reino de Albanta Ediciones”. Codirector de la revista “Tierras de Adrogué” con el cineasta Ygnacio Cervio. Coordinador de los talleres de poética “Café Albantés”. Participación en distintos trabajos teatrales y cinematográficos. 

En nuestro reportaje directamente desde Dublin podrán leer y disfrutar la magia de la poesía, un comentario y entrevista “Exclusiva” para nuestra revista realizado por mi corresponsal Escritor y Poeta argentino Juan Pomponio.  

Poeta argentino Agustín Elías
nos relata sobre sus obras literariaS
Por Juan Pomponio  

Dice Agustín Elías
 “Es un misterio encantador la similitud que existe entre poetas. Por momentos, y al despertar, indago si estoy en Venezuela como lo está Juan Pomponio, o si en Dublín, donde se supone que estoy yo. Al comprobar que me encuentro en la Isla de Irlanda, aún así, debo indagar si me conocen por Agustín o por Juan”.

Agustín y Aute

Realmente me siento muy feliz de poder presentar un pequeño semblante del poeta viajero. Un hombre que se encuentra en plena aventura de su vida, buscando las musas por diferentes regiones del Universo. Agustín o Príncipe de Albanta forman parte de mi vida desde hace siglos. Estamos unidos por un lazo de letras que surge desde el corazón, esa amistad forjada con los herrajes del alma y que quedará sellada con el fuego de la poesía, la mística y la bella locura de caminar por la tierra con la voz de otros tantos que llegaron antes de nosotros.

El Príncipe de Albanta nos tiene un legado de palabras, heredado desde los tiempos antiguos. Es un muchacho, un hombre que conoce el mundo de los viajes, de las historias tejidas desde el mismo caminar, afrontando la vida con coraje. Que tu voz nunca se calle querido poeta. Y no abandones la senda de las metáforas que guiarán tu corazón hacia el lugar indicado. Aquí nuestra entrevista "Exclusiva"

Juan P.: ¿Cuándo nace “El Príncipe de Albanta? 

El Principe de Albanta Agustín: Una poesía y canción de Luis Eduardo Aute llamada Albanta me fascinó en mi adolescencia. Necesitado de un mundo más bello que el que me rodeaba me soñé habitante de ese lugar idílico y proclamé Rey a su creador, aquel poeta de Madrid. Mi primer libro se llamó entonces Reino de Albanta en el cual homenajeaba a ese maestro a través de unos diálogos poéticos e imaginarios situando fragmentos de sus obras a mis caprichosas indagaciones. Al mostrarle el trabajo para ser publicado y pedirle un prólogo, él me nombró como en una suerte de reciprocidad afectiva, Príncipe de Albanta, un seudónimo con el que ya me nombraban amigos y con el cual me lancé ya “confirmado” a mi carrera literaria. Por mucho tiempo sólo he firmado de esa manera. Con una poesía que le enseñara muchos años luego me dijo que yo ahora era el poeta Agustín Elías, y así firmo actualmente. 

Juan P.: ¿La poesía es un medio de elevación espiritual? 

Agustín: La poesía es espiritualidad, es conectarnos con la belleza, con lo divino. Podría llegar a elevarnos si lográramos a través de ella servir conmoviendo positivamente a los demás, enterneciendo el mundo. Cada vez que recibo la visita de las dulces musas siento el aleteo de mi alma. 

Juan P.: Háblanos del momento más duro de uno de tus viajes donde realmente creías que no saldrías vivo. 

Agustín: Lamentablemente por las circunstancias aunque enriquecedoramente tentador para la colección de experiencias más de una vez sentí que todo terminaba. Una vez, cuando intentaba unir New York con Buenos Aires un camionero al norte de Monterrey me robó todo lo que llevaba (lo más valioso era mi diario de viaje) y estuvo a punto de matarme con su pistola. Pude huir de ello pero enfrenté cuatro días de desierto, hambre, sed, frío y miedo. Nadie de los míos sabía que me encontraba en territorio mexicano y por mi pinta de gringo pensé me identificarían como alguno de los tantos que cruzan la frontera prófugos de la justicia, en fin, nadie sabría mi destino final. En el mayor desamparo me repetía a mí mismo “la vida es poesía” (título de ese relato de viaje por 23 ciudades). Una inglesa divina me rescató y luego me ayudó a publicar el primer libro que mencioné. 

Juan P. ¿Qué significa viajar en tu vida? 

Agustín: El viaje, ese cúmulo de sensaciones que nos hablan de la libertad. El poeta debe ser un peregrino e ir con su voz cantándole a la vida y viviéndola apasionadamente. Debe estar en movimiento para nutrirse de experiencia, llenarse de aventura y sorpresa, y porque a cada paso por nuevos caminos todo es instante innovador, todo es poesía.  

Juan P.: ¿Cuál es la misión del poeta en una sociedad tan convulsionada? 

Agustín: La misión del poeta es enseñar que la vida es otra cosa a tal como nos la quieren imponer aquellos que tienen miedo a vivir o que consideran que no es conveniente liberar las pasiones. Cuando yo terminé de leer El Quijote, por ejemplo, renuncié a un trabajo que tenía en una oficina donde sólo administraba dinero y sentí que Cervantes me había mostrado un mundo diferente, y yo lo interpreté yéndome a La Cuba. Entonces siempre consideré que un buen poeta es el que hace reflexionar con su vida y con su obra a otra persona para que se reencuentre o abrace por vez primera las cosas esenciales y verdaderamente importantes de la vida. El deber de rescatar a los valores y a los sentimientos viviendo apasionadamente y lejos del utilitarismo, amor sin buscar satisfacerse. 

Juan P.: ¿Cómo te imaginas la realidad mundial dentro de veinte años? 

Agustín: Siento que el sinsentido va ganando espacios, pero tal vez haya sido así desde siempre. Lo que no hay que perder es el esfuerzo por mantener el equilibrio, por seguir esforzándose por embellecer tanta fealdad. Es cierto que los malos son muchos más que los buenos, pero un acto de bondad tiene por naturaleza una fuerza superior a cualquier acción negativa. ¿Cuántas bombas han cambiado algo y cuántos peregrinos e idealistas aún nos hacen intentar mejorar como personas? 

Juan P.: ¿Puedes definirnos el valor de la mujer en tu vida?

Agustín: Sé que se dice por ahí que la creatividad es femenina y la voluntad masculina, pero me parece que la creatividad de la mujer es porque necesita recrear constantemente lo que el hombre destruye, y en cuanto a la voluntad masculina no la creo posible si no se lo hace todo por una mujer

Juan P.: Mirando la realidad que nos rodea ¿Tenemos salida como humanidad? 

Agustín: Si digo poesía, he dicho todo… Muchas gracias por esta entrevista, que me brinda la Revista Cultural “El Perfil Latinoamericano” de Nuremberg-Alemania especialmente porque me la hace alguien a quien siento un hermano y compañero de este destino de poeta, Juan Pomponio.  


Invitamos a todos nuestros lectores de "El Perfil Latinoamericano" visitar el Blog Reino de Albanta ahí podrán tener más información sobre nuestro Poeta argentino Agustín Elías quien radica en Dublin-Irlanda.

Reino de Albanta
El Perfil Latinoamericano

No hay comentarios.: