mayo 21, 2011

En muchos idiomas el amor tiene el mismo acento

Yo no sé si será la complejidad de tu mirada
la que me adoctrina con la filosofía alemana que te encarna.
Yo no sé si sabrá tu amor provocarme como un tiramisú
placeres de óperas italianas que juntos entremezclamos.
Yo no sé si me dejo seducir por tu acento cervantino
aunque nunca me digas las cosas que ha dicho Dulcinea.

Pero allí estás siempre, sin importar, el idioma en que te hable,
porque ya vas, por entendida, escuchando hasta el silencio
de este amor desenfrenado que no sabe prescindir de tu sonrisa
preocupándote cuando con tu distancia tiemblo de muerte.

Que sabés bien que Dublin existe porque estás allí
dándole los colores que no tiene y el sabor que le hace falta.
Que sabés bien que podría amarte en Stuttgart o en Buenos Ayres,
irte a cuidar a Barcelona o perderte conmigo en una isla fuera del mapa.
Que sabés también que no hay nada más que yo quiera que oírte decir
que te hable sobre este amor sin que sepas por qué pero aceptes te lo dé.

Pero allí estás siempre, sin importar, el idioma en que te hable,
porque ya vas, por entendida, escuchando hasta el silencio
de este amor desenfrenado que no sabe prescindir de tu sonrisa
preocupándote cuando con tu distancia tiemblo de muerte.

Dublin
Avgvstinvs Eliyahu

1 comentario:

Nerina Thomas dijo...

Amigo:
belleza tus palabras, siempre.
Este lunes compartiré este texto.
Te quieroooooooooooooooo
www.amlibertad.com.ar
estaré a las 15hs - hora argentina - te espero.
abrazooooooooooooooooo