mayo 12, 2011

Deja que te vea

Estoy buscando desesperado
la ternura que calme mi deseo
y confirme aquello en lo que creo
que vivir no vale el esfuerzo sin estar enamorado.

En el confuso camino
he encontrado rasgos de ternura
pero jamás reunidos en una sola criatura
y siempre ayudados por la manera en que les miro.

Aún ello mi corazón ha permanecido
bien protegido de mi racional escepticismo
que pretende evadir el cruel abismo
donde vive el amor que niega ser vencido.

Sucede que tus ojos me recuerdan a Dulcinea
quien su belleza acaricia la emoción
que ahora temo sentir en cada ocasión
y escena en que mi corazón te vea.

Príncipe de Albanta

No hay comentarios.: