marzo 08, 2011

Suspendido en el aire

No reconozco tiempo y espacio, o bien quisiera identificarlos nuevamente.

Sucede que contigo no los comprendo y se me pierden.

Cuando percibo tu mirada y es mío el privilegio de ser iluminado por ella, ya no hay espacio porque el universo, todo, transcurre en tus pupilas.

Lo afirmas con palabras que me envuelven sumiso, entonces niego la corporeidad al pretender ingresar en ti con un suspiro para recorrerte por dentro, y así me sientas, de la misma manera que yo te siento.

El tiempo se detiene porque espera, espera oírte y saber con qué velocidad encaminarse al verse confundido escuchando el latir de mi corazón que grita desesperado que aquél se detenga.

No habría otra forma de poder contemplar cada uno de tus rasgos con la precisión que la ternura reclama y el deseo experimenta, aunque no es cierto si dijese sólo aquello...

Pues también quisiera poner límites a tu cuerpo para calcular la extensión de belleza que deberé acariciar con este miedo.

Saber qué te lastima, protegiéndote, aprender qué te complace, agasajándote, interpretar tu mirada, evitando verla angustiada, brindarte el aire que necesitas...

Para vivir, para existir en el perfume de tu aliento, endulzar tus labios cumpliendo tus deseos, beber de ellos, morir en ellos, perseguir a tus orejas diciéndoles...

Que contigo desconoceré mundanas quejas, y si me permites llegar a tu corazón tendrás el mío como garantía entendiendo que sólo tú puedes darle protección...

Cuando le entregue al tuyo mi vida, un real sueño, la inalcanzable pasión.

Avgvstinvs Eliyahu

No hay comentarios.: