marzo 19, 2011

Riesgo de enamorarme

Ten cuidado imprudente corazón
con esa pequeña mujer
que bien puede saber
descubrir la fragilidad de tu pasión.

Manténgase despierta ausente razón
cuando su mirada busca desorientarme
hallando la manera de conquistarme
desnudando mi oculta ilusión.

Que el miedo no me abandone
la inseguridad aún permanezca
evitando que acontezca
el temido impulso que me condene.

Quizá decida no verla más
para huir de la confusión
del peligro de mi confesión
de querer insistir y dar un paso más.

Príncipe de Albanta

No hay comentarios.: