marzo 05, 2011

A Rafael Jijena Sánchez

 Llegaba
como  un  poeta  y  un  duende
mensajero  de  la  amistad  y  la  alegría.
Cuando  lo  sorprendíamos  con  alguna  novedad,
solía  contestar  con  su  admirativo  más  en  uso:
¡Qué  curioso!
Un  modo  de  iniciar  su  plática,
en  la  que  luego  brotaban  los  recuerdos,
las  anécdotas,
las  observaciones  y  reflexiones  intencionadas,
la  cita  oportuna
o  el  retruécano  regocijante.
Siempre  la  palabra  sobria  y  el  adjetivo  único,
el  que  no  podía  ser  otro.
Todo  en  él  era  una  mezcla  mágica
de  hidalgo  español  y  jefe  indio.
Su  voz  era  sonora  y  bien  modulada.
Su  dicción  perfecta.
Era  serio  y  vehemente,
sin  dejar  de  ser  jocundo  y  parsimonioso.
También  era  proclive  a  lo  jocoserio,
y  era  entonces  cuando  reía.
Reía  e  incitaba  a  reír,
pensando  con  Rabelais
que  la  risa  es  lo  propio  del  hombre.
Fue  siempre  el  buen  amigo
y  el  cacique  del  grupo.
Fue  esencialmente  un  romántico
y  un  ser  piadoso
en  el  que  vibraban  en  yunta
lo  sacro  y  lo  profano.
El  suyo  fue  un  romanticismo  superior,
lleno  del  sentimiento  de  lo  infinito,
de  lo  trascendente,
de  lo  espiritual  y  lo  inefable.
Era  un  buscador  de  belleza.
En  su  último  libro
-tan  último  que  ha  sido  póstumo-,
sin  olvidar  las  coplas,
ni  a  su  Virgen  del  Valle,
escribió  sus  poemas
con  aparente  desaliño
y  versos  no  sujetos  a  medida.
Son  versos  conversados
que  sin  embargo  cantan.
Vivía  rodeado  de  libros
y  de  objetos  primitivos
en  los  que  siempre  venían  a  cuento
lo  ancestral  y  lo  mágico.
La  imagen  del  misterio.
Fue  un  iniciado
en  antiguos  rituales  de  la  tierra
y  supo  ser  también  un  frecuentador
de  los  santuarios  laicos
de  los  cafés  y  las  peñas.
Todo  en  él  era  una  mezcla  esencial
de  hidalgo  español  y  jefe  indio.

Fue  un  poeta
y  vivió  como  un  poeta.

Luis Alposta

No hay comentarios.: