febrero 02, 2011

Sin saberlo

Puedo estar cometiendo un gran error
por no saber nada o poco de ti,
sin embargo es tan grande aquello que sentí
que he decidido suprimir ese terror.

En cuanto a ti acepto perderme
pues tu mirada viva
obliga a que te diga
qué feliz sería si quisieras verme.

Si me consideras equivocado
por acercarme sin tu consentimiento
te pido perdones a mi sentimiento
que en esta instancia cree estar enamorado.

No pretendo con esto te enojes
pues la admiración es cosa del respeto
y tu persona es ejemplo perfecto
de la mujer que suscita deseos feroces.

Príncipe de Albanta

No hay comentarios.: