febrero 28, 2011

Palabras correspondidas

“Si vieras la felicidad que me habita cuando te escribo no haría falta escribirte”.

El viento, el destino,
y el más profundo deseo romántico
acercó mis violentos suspiros a tus oídos
y a tus gemidos por ausencias de mi pasión.
Luego fueron las palabras encantadas
de uno y otro corazón, las resueltas
a conmover al amor, encontrándonos
en este sueño que vivimos tú y yo.
Al imaginar la belleza del dueño de las palabras
que recibes desesperada sé que te sueñas a mi lado
con la misma distancia que yo te imagino al mío,
tan imperceptible como ninguna.
Porque cuando estemos juntos
ya no seré yo quien te siga escribiendo
ni tú serás más la mujer que hoy me escribe;
ambos seremos un mismo sueño que le escribe al amor.
Y este servidor divino responderá
¡si ambos nos amamos, el amor nos amará!

Príncipe de Albanta

3 comentarios:

Anónimo dijo...

volim te!

Anónimo dijo...

si supieras lo que has logrado en mi.....

Anónimo dijo...

je vois que les femmes ne te manquent pas