febrero 06, 2011

Danza con Lobos

(Dance with wolves)
El hallazgo de la identidad

A Kevin Costner

Desde siempre todo hombre vive una constante búsqueda de sí mismo. Con ese objetivo navega entre la información que recibe, o encuentra, seleccionando mediante la madurez de su criterio aquellas cosas que le atraigan, para profundizarlas, desechando las que considera ajenas a él.

Todas las experiencias novedosas representan una invitación para un posible encuentro con aquello que se busca sin saberlo con precisión. Muchas veces se decidirá un camino para luego replegarse, y otras la confusión le harán creer en un falso destino. Leerá textos buscando las palabras que lo salven de la incómoda sensación de no saber cuál es su vocación; viajará buscando el tesoro oculto de su entorno para regresar muchas veces al punto de partida; alternará trabajos y romances exigiendo aquella revelación que cree definirá para siempre su vida.

¿Por qué es tan importante hallar la identidad? Sucede que una vez descubierta ésta, sabrá ése afortunado qué sendero elegir en cada circunstancia que se le presente. Más importante aún, sabrá para siempre cuál es el sentido de su vida.

Sócrates señaló el camino al enunciar quizá una de las mayores verdades previa a todas las demás, "Conócete a ti mismo". Allí el inicio de la más profunda búsqueda de todo hombre. Y cuando haya dudas o miedos, y se quiera escapar de esa angustiosa tarea de hallar la verdad, quizá Luis Eduardo Aute, Rey de Albanta, pueda ayudarnos cuando nos aconseja diciéndonos, "Creo que debemos huir hacia dentro, hacia los orígenes".

Hay una película, Danza con Lobos, donde el director y protagonista, Kevin Costner, descubre en una encrucijada de su vida la esencia de sí mismo, o en palabras de Jorge Luis Borges, "Yo he sospechado alguna vez que cualquier vida humana, por intrincada y populosa que sea, consta en realidad de un momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es".

Kevin representa a un soldado norteamericano involucrado en la Guerra de Secesión, con un sentimiento ajeno a sus causas, destinado en una pequeña posición militar en territorio vecino a las poblaciones indígenas. Es el único hombre apostado en el lugar y está rodeado por la inmensidad del terreno y de la soledad.

Los días transcurren como si el mundo se hubiese olvidado de él. Su principal tarea consiste en escribir sus vivencias en un diario íntimo. Allí refleja una amistad que logra forjar con un lobo que se transforma en su única compañía y con quien una noche improvisa una danza alrededor de un fogón. En esa ocasión unos indios que vivían cerca y mantenían un control sobre él observaron sorprendidos la conducta de ese atípico hombre blanco, bautizándolo Danza con Lobos.

Los indios luego deciden averiguar las razones de ese asentamiento militar tan próximo a su gente estableciendo contacto con ese soldado solitario con el cual arriesgaron que podían comunicarse. El enfrentamiento entre las diferentes culturas no impidió que el acercamiento entre las partes se profundizara repartiéndose confianza mutua. El proceso se acelera cuando una mujer blanca criada por los indios conoce a nuestro protagonista. Entonces nace el amor entre ellos y tremendos conflictos de identidad para uno y otro.

Kevin va descubriendo día a día una identificación muy fuerte con los indios la cual hace referencia en su diario. Después de un extenso período de búsqueda interna parece haberse encontrado consigo mismo.

Finalmente un día llegan las tropas norteamericanas y hallan sus escritos mientras nuestro héroe enamorado se encontraba con su india, Parada con un Puño. Al regresar a su puesto lo estaban esperando ferozmente, porque consideraron que ese hombre en búsqueda era un traidor que se había pasado al bando de los indios. Por ello él es hecho prisionero y juzgado.

Después de muchos golpes y acusaciones, cuando vuelve a ser interrogado por un superior, contesta en el lenguaje de su amada que su nombre es Danza con Lobos. En ese preciso instante, Kevin, halla para siempre su verdadera identidad. Estaba dispuesto a morir como indio antes que vivir siendo un soldado depredador de sueños.

Su verdadera gente, los indios, logran rescatarlo y él puede junto a Parada con un Puño iniciar la vida que siempre estuvo buscando. Como toda persona que sabe con certeza quién es no duda en su andar y cabalga con su mujer hasta el sitio que delimitó el hallazgo de su identidad. Nada ni nadie puede detener a un hombre que se dirige hacia su verdadero destino.


Tierras de Adrogué, 2001
Avgvstinvs Eliyahu

No hay comentarios.: