septiembre 16, 2011

Ciudad con cuerpo de mujer

Como un amante poco indeciso
penetra mi poesía las calles de río;
protegida por el susurro de amor femenino
Rosario me entrega algo de ella que es mío.

No sé si me esperaba cómplice con el destino
y en los balcones recito lo que ya sabía;
y la sorpresa es un engaño que hemos decidido
para simular que no nos pretendíamos ¡Rosario mía!

Siento que el agua acaricia mi pecho
llamando al corazón que anuncia en sus versos
el romance que clama tu cuerpo de mujer.

Mi tinta recorre la piel de tu arquitectura
y la noche auspicia mi huida del lecho,
tu vestido de bandera me cobijará hasta el amanecer.

Rosario
Avgvstinvs Eliyahu


Agradecimientos:

20 Minutos, Zaragoza, España

No hay comentarios.: