agosto 07, 2010

Dame un beso

Primera imagen

Una pareja está cenando en un impecable caserón que refugia ánimos de desorden. Ella mira tiernamente y él con profunda picardía. En eso, se oye un bolero en la caja musical:

Cuando una mujer está vestida
olvida quien tomó la iniciativa
y pasa a ser ella quien dirige al amor.

Segunda imagen

Terminan de cenar y él se levanta, camina hasta ella y se arrodilla. Toma las manos de la mujer y le habla acercando las narices:

Dame un beso y no seas tímida mujer, ni te avergüences por disfrutar lo que sonriendo y atrevido te pido tener.

Lo seguiré haciendo hasta que tú quieras también pedirme lo mismo y así vivamos pidiéndonos besos noches enteras.

Desnúdate delante de mis ojos encantados y muéstrame lo que me sugieres danzando al quitarte ese vestido acalorado.

Tercera imagen

Ella acepta hipnotizada. Podría no contar más… Está bien… hacen el amor largamente, una vez. Abrazados en la cama, el hombre reflexiona en voz alta:

Yo era el que quería lo que tú evadías, pero ahora son tus labios los que piden otra vez lo mismo que antes era yo quien lo pedía.

No hay ningún problema en complacerte, y será la solución seguir las reglas del juego que empezamos a jugar mucho antes de quererte.

Me divierte hallarte loca con mi rezo y más ardiente que en mi boca siendo tú la que ahora grita: ¡Dame un beso!

Cuarta imagen

Todo comienza de nuevo, o todo continúa. Se oye otro fragmento del mismo bolero en la caja musical:

Cuando una mujer está desnuda
olvida quien quitó a la duda
y pasa a ser ella quien dirige al deseo.

 
Avgvstinvs Eliyahu

No hay comentarios.: